:::: MENU ::::

viernes, 29 de junio de 2018

  • 29.6.18
Simples objetos. Objetos que albergaban y siguen albergando la honra de la familia entre sus piernas. Utilizadas como moneda de cambio de matrimonios llenos de violaciones sistemáticas. Propiedades sin alma y sin sentimientos, tiestos en los que criar futuros herederos o descendientes. Bocas sin palabras, ojos abiertos a la nada, oídos vírgenes a palabras tiernas.



Menos queridas que un buen caballo o un perro. Un mueble que siempre se ubica en la cocina. Un agujero en el que saciar la frustración y la necesidad del hombre. Metonimia terrible.

Niñas utilizadas de juguetes sexuales. No pasa nada. Ellas no tienen memoria: ellas solo callan y agachan la cabeza. Matadas por ser violadas, víctimas convertidas en reos. Dotes para que se vayan de tu casa, nunca su casa.

¿Cómo evitar que el animal doméstico huya? ¿Cómo asegurar que tu descendencia tenga tus genes? Castrar el deseo es la solución. Si no desea, si no siente nada más que dolor, la perra será fiel.

Muñeca que pasa de las manos de un padre a las de un marido. Cadena que solo se alarga. Cuello firmemente apretado. Estudiar, ¿para qué? ¿Quién te va a querer desposar? Ser tonta es lo mejor para ti. Libertad cortada a base de hogueras. Imposible volar sola.

Dioses inventados por hombres que odian al llamado sexo débil. Débil por tener un pie permanentemente sobre el pescuezo. En el suelo no se puede ser fuerte. Lágrimas lloradas hacia dentro. Sal que hace costra en el corazón. Palabras calladas que se agolpan y crean nudos en el pecho.

Vida cuesta arriba, piernas cansadas de acarrear penas en cántaros invisibles. Mujeres blancas y de todos los colores, fabricadas para agradar, para sonreír como muñecas sumisas, y sin necesidades propias que cubrir. ¿Hasta cuándo las mujeres seguiremos siendo los juguetes del poder y de la barbarie? Existimos. Miradnos como iguales, como seres capaces de sentir, de amar, de desear…

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ

DEPORTES - LA RAMBLA DIGITAL

FIRMAS
La Rambla Digital te escucha Escríbenos