:::: MENU ::::
COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

domingo, 4 de diciembre de 2022

  • 4.12.22
El conductor de un turismo que circulaba por la antigua carretera nacional N-IV, en el término municipal de Córdoba, perdió ayer la vida tras salirse de la vía y colisionar contra un quitamiedos. Según Emergencias 112, servicio adscrito a la Consejería de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa de la Junta de Andalucía, el accidente tuvo lugar a las 12.45 del mediodía de ayer cuando, por causas que están siendo investigadas, el turismo se salió de la vía a la altura del Campus Universitario de Rabanales.


Tras chocar contra el quitamiedos de la carretera, el conductor quedó atrapado en el interior del turismo, por lo que fue necesaria la intervención de los Bomberos del Parque de El Granadal para su excarcelación. A su vez, hasta el lugar del siniestro se desplazaron agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y servicios sanitarios que solo pudieron certificar el fallecimiento del único ocupante del vehículo.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)
  • 4.12.22
Hay un conocido dicho popular que dice “La cara es el espejo del alma”. Con ello esta frase nos viene a manifestar que a través del rostro no solo expresamos nuestras emociones, que pueden ser entendibles por los gestos, sino también la personalidad de cada uno de nosotros.


Hemos de comprender, sin embargo, que estas formas de sabiduría popular no pueden entrar en matizaciones, por lo que acudo a Castilla del Pino para indicar que la cara es la parte del cuerpo especializada en la expresión, convirtiéndose en un medio privilegiado de comunicación extraverbal; aunque este autor, de manera acertada, explica la diferencia que, según él, se da entre cara y rostro.

Así, en su obra Conductas y actitudes, nos indica que la cara “se define por los rasgos que posee: redonda, labios gruesos, cejas espesas, nariz ancha, etcétera, y esos rasgos se mantienen con pocas variantes a lo largo de tiempo. [No obstante] sobre esa cara con sus rasgos de relativa permanencia aparece el rostro”. A lo que añade: “El rostro, en cambio, se hace para cada situación, para cada interacción con algún otro, por lo que se dice coloquialmente que para cada situación ponemos una cara distinta. En realidad, la cara es la misma, pero hemos hecho y ofrecido rostros distintos”.

Las líneas anteriores se podrían sintetizar en la idea de que la cara se define por sus rasgos físicos, visibles, y su estabilidad; en cambio, el rostro lo definimos por los gestos que habitualmente manifestamos en nuestras interacciones con los demás. Estas ideas iniciales vienen bien para dar continuidad al estudio iniciado sobre el dibujo de las emociones, al tiempo que explicar el significado del que he seleccionado para la portada.

En este caso, el alumno quiso manifestar que la propia cara sirve para crear gestos que acaben engañando al otro que nos mira. Así, con la cara se puede ofrecer un rostro amable y sonriente que, en el fondo, oculta lo que interiormente siente el sujeto. Para ello ha acudido a dibujar la parte que faltaba con un color azul intenso y agresivo, que para nada corresponde con la sonrisa que muestra en la foto que se realizó y que fotocopió en blanco y negro para realizar el trabajo en la clase.


Como bien sabemos, el mundo de los sentimientos o pasiones es verdaderamente complejo. Y si ahora entramos en las emociones negativas, por fuerza, tenemos que citar una de ellas que forma parte de la estructura emocional de todos nosotros, al igual que de todas las especies animales. Me estoy refiriendo al miedo, emoción en la que deseo detenerme esta vez, ya que, aparte de sus aspectos individuales, tiene unas dimensiones colectivas o sociales, tal como estamos comprobando desde unos años para acá.

Quizás, este sea uno de los sentimientos negativos más estudiados en el campo de la psicología de las emociones. Así, sobre los miedos innatos, el psicólogo Arthur T. Jersild nos indica que, entre los temores primigenios que se manifiestan en la infancia, se encuentran el miedo a la oscuridad, a los extraños, a la soledad, a los ruidos y a la falta de apoyo físico, o miedo a caer. A medida que se crece irán apareciendo otros miedos como los relacionados con ciertos animales, a las criaturas imaginarias, al daño físico y a la muerte, cuando se comienza a saber que la vida tiene un límite que no podemos negar.

A estos miedos básicos, se sumarán otros de tipo psicológico: miedo al fracaso, al ridículo o a ser diferentes (física, social o intelectualmente). Y si ya nos ubicamos en la adultez, no podemos dejar fuera miedos sociales como son, por ejemplo, el relacionado con las enfermedades contagiosas (como hemos vivido con el covid) o a la pérdida del trabajo (o no ser capaces de encontrarlo), ya que esto último se ha convertido en uno de los problemas endémicos más extendidos en la actualidad.

Con lo expuesto, podemos comprender que las expresiones faciales del miedo son muy diversas: desde la controlada emocionalmente, manifestada por la seriedad del gesto, pasando por aquella en la que aparecen la contracción y la rigidez de las facciones del rostro, con mirada encogida, los labios muy pegados, y mirando hacia aquello que lo provoca, tal como intentó hacerlo la alumna autora de uno de los dibujos anteriores.

En ocasiones, al miedo se une el gesto de sorpresa, especialmente cuando percibimos un acontecimiento inesperado que lo entendemos como una amenaza física a nuestra integridad. Esta unión de emoción, asombro y temor queda reflejada en el dibujo del alumno que acudió a los rotuladores para completar la mitad de su rostro.


Otro de los autores al que podemos acudir para comprender la estructura emocional del miedo es el profesor y escritor José Antonio Marina, quien, en su excelente obra Anatomía del miedo, nos dice lo siguiente: “Un sujeto experimenta miedo cuando la presencia de un peligro le provoca un sentimiento desagradable, aversivo, inquieto, con activación del sistema nervioso autónomo, sensibilidad molesta en el sistema digestivo, respiratorio o cardiovascular, sentimiento de falta de control y puesta en práctica de alguno de los cuatro programas de afrontamiento: huida, lucha, inmovilidad, sumisión”.

Me parece de interés esta explicación, puesto que apunta a cuatro respuestas que podemos dar y que las compartimos con las demás especies animales. Así, por ejemplo, un animal como la gacela echa a correr ante el aviso de un peligro; el toro, por el contrario, embiste; otros, como el avestruz, se inmovilizan escondiendo la cabeza creyendo ahuyentar el peligro; finalmente, los lobos realizan gestos de sumisión ante el macho dominante.

Estas distintas respuestas -huida, lucha, inmovilidad o sumisión- aparecen en las distintas especies animales cuando atisban el peligro. En el ser humano, que posee una psicología mucho más compleja que la animal, los miedos acaban en reacciones de tipo psicológico, traduciéndose en ansiedad, agobios, sentimientos de culpa, disminución de la autoestima, depresiones…, ya que, a fin de cuentas, somos seres sociales.

Tendría gran interés (aunque desbordaría la extensión de este artículo) el análisis del uso que en la actualidad se hace del miedo en un mundo globalizado y virtual como una de las grandes herramientas que se utiliza para lograr la sumisión de sectores de la población para que acepten determinadas condiciones sociales o para que apoyen determinadas posiciones políticas o ideológicas.

Como es necesario ir cerrando, no me extendiendo más en este espacio que, lógicamente, debe ser breve. Solo quisiera apuntar que el miedo tiene grados, que va de lo que llamamos temor, que suele ser algo muy próximo y cotidiano, a los estados de pánico, más excepcionales, que los sufren aquellos sujetos que por sus caracteres o por los acontecimientos se sienten desbordados. A fin de cuentas, es lo que desearon manifestar las alumnas de los dos trabajos precedentes, que se dibujaron con gestos aterrados para dejar plasmados en sus rostros el miedo como terror amenazante.

AURELIANO SÁINZ
  • 4.12.22
Cruz Roja Española ha celebrado esta semana en su sede provincial un sencillo acto de homenaje a su voluntariado, a las cerca de 5.000 personas de toda la provincia de Córdoba –más de 250.000 en toda España– que regalan parte de su tiempo para mejorar las vidas de otras personas.


Para ello, además de un discurso de agradecimiento a cargo de la presidenta provincial de la institución humanitaria, la montillana Cándida Ruiz, tomaron la palabra durante el acto cinco de esas personas voluntarias –David Palomino, Conchi Díaz, Fran Gómez, María Isabel García y José Ángel Gómez– para resumir brevemente sus experiencias dentro de la entidad y cuál es, en cada caso, esa “fuerza V” que les mueve a dedicar parte de su tiempo a los demás.

Con esta actividad, enmarcada en la conmemoración mañana lunes del Día internacional del Voluntariado, “queremos simplemente dar las gracias a todas esas personas que encarnan ‘La Fuerza V’, la del voluntariado que hace posible Cruz Roja cada día”, destacó Cándida Ruiz, presidenta provincial de la entidad.

A día de hoy son exactamente 4.649 los cordobeses y cordobesas que colaboran con la entidad, de los que el grueso se encuentra en la capital (3.306), aunque en los distintos municipios de la provincia donde la organización tiene asamblea –hasta un total de 11– también queda patente la solidaridad y la implicación de la ciudadanía, como demuestran sus censos de voluntariado: Puente Genil (338), Asamblea comarcal de Valle del Guadiato (196), Baena (143), Palma del Río (142), Montilla (123), Priego de Córdoba (85), Hinojosa del Duque (80), Pozoblanco (76), Lucena (62), Villanueva de Córdoba (53) y Rute (45).

¿Cómo son las personas voluntarias de Cruz Roja?

Los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja se definen como personas participativas, motivadas, comprometidas con las personas vulnerables, polivalentes y que trabajan en equipo. Y sobre todo, el voluntariado se caracteriza por su diversidad: cada persona voluntaria de Cruz Roja ha recorrido un camino diferente para llegar a formar parte de la Organización; algunas hablan de “devolver” a la sociedad lo que esta le ha dado tras haber superado una grave enfermedad; otras hablan del voluntariado como aquello que les ha ayudado a encontrar “su propósito de vida” y otras afirman que para ellas “la felicidad empieza en Cruz Roja”.

El 62 por ciento de las personas voluntarias de Cruz Roja en la provincia de Córdoba son mujeres, con estudios universitarios y una edad media de 39 años, si bien la franja de edad mayoritaria es la comprendida entre los 21 y los 30 años. Aunque hay voluntarios y voluntarias de todas las edades, desde mayores de 65 años hasta los más jóvenes. Para los menores de edad, existen figuras de afiliados/as y proyectos de Cruz Roja Juventud, en los que niños, niñas y adolescentes pueden empezar a recorrer su camino solidario en Cruz Roja.

Como referentes en ese ámbito, la entidad busca seguir innovando para conocer las inquietudes y causas que orientan y rigen al voluntariado a prestar su ayuda a los demás, teniendo claro que en la organización se apuesta por un modelo de voluntariado que “evoluciona, que está formado, es activo, solidario y crítico, para que nos ayude a construir nuevas formas de trabajo que nos haga referentes en el mundo como expertos de voluntariado”, señala Javier Senent, presidente nacional de Cruz Roja.


Para la institución humanitaria, todo lo que pasa se rige por las leyes de la física: igual que los objetos caen por la gravedad, igual que la fuerza afecta a los objetos en aceleración, existe la ‘Fuerza V’, la fuerza que mueve al voluntariado ante una situación de necesidad para responder, para ayudar en su entorno, y en todas partes; “llegamos a donde llegamos porque tenemos esa fuerza de personas voluntarias”, insiste Ana Belén Losada, responsable provincial de Voluntariado de la entidad.

“Una energía inmensa que está en todas partes y nace de las personas, nos conecta, y nos hace actuar con generosidad y entusiasmo, con más intensidad que la propia necesidad que atendemos. Imparables, cambiando la vida de las personas”, añade.

Así lo han demostrado durante el 2022 en situaciones tan extraordinarias como la crisis derivada del conflicto de Ucrania, atendiendo a 120.000 personas hasta la fecha en todo el país con la inestimable labor de 8.421 personas voluntarias; o durante los incendios que asolaron varias comunidades autónomas este verano.

Pero, sobre todo, en el día a día, acompañando a personas mayores para paliar su situación de soledad no deseada, escuchando a las que necesitan un desahogo emocional, orientando y formando a las que necesitan un empleo, despertando la ilusión de niños y niñas hospitalizados, interesándose por las personas que no tienen un lugar donde vivir, o entregando bienes y productos de primera necesidad en general a quienes lo necesitan.

Son muchos los proyectos los que Cruz Roja desarrolla en la actualidad, y con los que consigue llegar a más de 5 millones de personas al año en España –y a decenas de miles en la provincia de Córdoba–, una cifra que podría aumentar por la actual crisis derivada de la inflación, el cambio climático o el conflicto en Ucrania.

Por eso, en septiembre se lanzó el llamamiento de emergencia Cruz Roja Reacciona, mediante el cual, apoyados en una financiación inicial de 8 millones de euros, se va a atender las necesidades urgentes de 100.000 personas en situación de vulnerabilidad en el conjunto del territorio nacional.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 4.12.22
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), que representa a las denominaciones de origen de vino de toda España, se ha reunido con europarlamentarios de diferentes formaciones políticas para intercambiar información sobre las reformas legislativas que más pueden condicionar la política vitivinícola de la Unión Europea (UE) a corto y medio plazo.


Bajo el lema Las denominaciones de origen de vino ante las reformas de la política agroalimentaria de la UE, una veintena de Consejos Reguladores y los principales representantes de la European Federation of Origin Wines (EFOW), que representa a las indicaciones geográficas de vino ante las instituciones europeas, pudieron abordar tres reformas europeas que van a afectar a la regulación de las indicaciones geográficas, al etiquetado de los productos agroalimentarios y a la promoción de los mismos.

De este modo, las denominaciones de origen reivindicaron "la necesidad de que la reforma de la regulación de las indicaciones geográficas sirva para mejorar la actual regulación sobre la Organización Común de los Mercados Agrarios y no para multiplicar normas, con la creación, como pretende la Comisión Europea, de un nuevo reglamento de base sobre indicaciones geográficas".

Asimismo, los participantes en el encuentro pidieron que no se deleguen a la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE "funciones y responsabilidades en materia de procedimientos relativos a las indicaciones geográficas y a los pliegos de condiciones y evidenciaron el papel propio que las denominaciones de origen pueden jugar como palanca de cambio en materia de sostenibilidad medioambiental, económica y social".

En materia de etiquetado, los representantes de las figuras de calidad manifestaron la necesidad de "respetar las actuales disposiciones vigentes que sobre etiquetado nutricional y de ingredientes recoge la OCM para el sector del vino", aprobadas con la reciente reforma de la Política Agraria Común (PAC).

"Se trata de un paso decidido del sector por aumentar el nivel de conocimiento del consumidor sobre el producto y, de este modo, seguir contribuyendo a reducir el consumo abusivo de alcohol, en cumplimiento de los objetivos fijados por la Comisión Europea para la próxima reforma del reglamento de información facilitada al consumidor", destacaron.


En cuanto a la promoción de productos agroalimentarios de la UE, las denominaciones de origen reivindicaron que "el sector del vino sea tratado igual que el resto de sectores agroalimentarios, sin discriminación ni, por supuesto, exclusión alguna", teniendo en cuenta el trabajo que operadores e indicaciones geográficas vienen realizando para ser "referentes en sostenibilidad" y para alinearse con las políticas de información al consumidor previstas por la Comisión Europea.

Por su parte, los europarlamentarios presentes trasladaron su apoyo a estas reivindicaciones por considerarlas "comprensibles" y "razonables". De hecho, hicieron patente su visión sobre el vino como un "sector dinámico, muy bien organizado y estructurado y a la vanguardia a la hora de afrontar de forma rigurosa y desde el autodiagnóstico debates y cuestiones planteadas por las instituciones".

Ante el "riesgo de debilitamiento significativo que suponen para la política vitivinícola de la Unión Europea los planteamientos de partida de la Comisión Europea en las tres reformas mencionadas", desde la CECRV se solicitó a todas las formaciones políticas apoyo en el Parlamento Europeo "para que la UE siga teniendo una política vitivinícola fuerte y específica, que ha sido la garante de que el sector del vino europeo, con las denominaciones de origen como motor, haya sido, hasta el momento, una historia de éxito".

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

sábado, 3 de diciembre de 2022

  • 3.12.22
Estoy escribiendo esta columna sentado cómodamente en el tren Avant que conecta Granada con Málaga en poco más de una hora. Para mí, viajar sin coche es sinónimo de productividad y descanso y, además, me permite disfrutar del paisaje mientras voy de camino a uno de los principales foros de empresas y de directivos ferroviarios europeos, que este año se celebra en tierras andaluzas.


Y es en estas situaciones cuando me pregunto por qué en España no hay trenes regionales de calidad. El tren no es algo nostálgico: es el transporte más eficiente que existe; consume cuatro veces menos energía por viajero o tonelada de carga y ofrece un nivel de confort y de seguridad que ningún otro vehículo terrestre. Está más que demostrado que solo el tren saca a la gente del coche. Y el autobús es perfecto para alimentarlo en las cortas distancias.

En España se ha priorizado el ferrocarril de alta velocidad para conectar ciudades distantes. En eso, España es líder mundial. A ciudades como Córdoba o Sevilla les ha cambiado la vida. Pero este desarrollo, por supuesto muy positivo, ha tenido un coste imperdonable: el abandono del tren regional que vertebra el territorio. Pueblos importantes como Montilla, Aguilar de la Frontera, Casariche, La Roda, Huétor Tajar o Pinos Puente “han perdido el tren”, literalmente, arrollados por el AVE.

El tren regional es a la Comunidad Autónoma lo que el AVE al país, pero actualmente parece que no tiene dueño. Renfe ha abandonado estas líneas; el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana no las ha incluido en las Obligaciones de Servicio Público; la Junta de Andalucía no se decide a asumir la gestión y la financiación de nuevos servicios ferroviarios más allá de unas pocas privilegiadas áreas metropolitanas.

Existe, por tanto, una “discriminación por lugar de residencia” que, incluso, podría ser considerada anticonstitucional, ya que solo se subvenciona el transporte público suburbano, pero no donde más falta hace, es decir, en el mundo no metropolitano.

Por eso me parece oportuno destacar una iniciativa que han tenido los alcaldes granadinos de Loja, Huétor Tajar, Salar, Íllora, Montefrío, Pinos Puentes y Atarfe para reivindicar el restablecimiento del servicio del Cercanías del Poniente Granadino, donde residen unos 90.000 habitantes.

Montilla y Aguilar de la Frontera serían otras dos buenas candidatas para recuperar un Cercanías regional de calidad para conectarlo con Córdoba y con el Campus Universitario de Rabanales. Hay, de hecho, muchos ejemplos en Europa donde la recuperación de conexiones ferroviarias perdidas ha cambiado la vida de la ciudadanía para mejor, fijando población al territorio y atrayendo inversión empresarial.

En España todavía se cierran líneas, se gestionan mal los servicios actuales (¿quién va a usar el transporte ferroviario de Granada a Almería si el primer tren del día no sale hasta las 14.58 horas?) y hasta se comete la barbaridad de desmontar los raíles, impidiendo su recuperación futura, como parece que se ha decidido para la antigua vía de tren de Madrid a Valencia por Cuenca.

El tren regional necesita que la ciudadanía descubra su valor y lo reivindique, además de unos alcaldes que defiendan “su tren”, unas asociaciones y empresas que propongan nuevas formas de operarlo eficientes, competitivas con el coche y más atractivas que en el pasado. Y se requieren, claro, unas Administraciones autonómicas y estatales que pongan sus políticas ferroviarias al día para dejar de ignorar las necesidades de las zonas no metropolitanas.

RAINER UPHOFF
  • 3.12.22

Pronto, la mañana del día siguiente, que comenzaba fresca: un airecillo norteño paseaba la ciudad, la dediqué a comprobar que en el informe, a falta de conclusión, recogía debidamente todos mis movimientos, averiguaciones y consideraciones, amén de los detalles, siempre tan importantes. Hasta que recibí la visita de un colega; trabajaba en una agencia «de referencia en el sector» que abarcaba «todas las ramas del Derecho», etcétera. Habíamos colaborado en más de una ocasión y perduraba entre nosotros una buena amistad. Lo convidé a un aguardiente en la pequeña bodega de Cuco, un semisótano con olor a madera podrida, regaliz y mistela, situado en la cresta de una callejuela con ondulación de cuesta. En la tenuidad del local Cuco y su esposa servían vinos y licores de barrica, y allí gustamos el chisme del día –solo accesible a nuestro mundillo de enterados–. Dos senadoras que ignoraban compartir amante, un antiguo y laureado atleta que rodaba por la vida alegre, habían sufrido el despiste de ser citadas por el fenómeno (en plena juerga de «humo y alcohol» con los “colegas”) en un exclusivo restaurante, lugar donde: fatídico momento, el marido de una de ellas (afamado empresario) agasajaba al más estimado entre sus socios.

–¡Y en el centro del comedor se admiraron los cuatro! –las carcajadas de mi colega, y el coro de las mías, soliviantaron la seriedad de la pareja Cuco, a los que salieron y a los que entraban. Luego nos despedimos.

A las doce del mediodía alarmó el timbre de la puerta. Puntualidad exquisita.

–¡Aléjese! –me ordenó doña Elvira–. Soy peligrosa: contagio –y la acometió un ¡achís! por triplicado seguido de tos aguda–. Qué día ha elegido para sacarme a la calle –se lamentó.

Bufanda multicolor plagada de mariposas enrollada en el cuello, entró embozada en la vivienda de Castilla como Carter en la tumba de Tutankamon; con los ojos redonditos muy abiertos y un bordado pañuelito apuñado contra la enrojecida nariz, haldeó frente a la intimidad gris del espejo seguida por mis disculpas, abandonó la bolsa de croché sobre una de las sillas del salón y, entre tos y tos, fue de aquí para allá remirando esto y aquello.

–¿Dónde están esas cajas de las que me habló? –me requería, brazos en jarras, sin más ni más.

La conduje al cuarto, fui abriendo cada una y le entregaba el libro correspondiente. Comenzó a hojearlos, hasta que la llamé al orden y le impuse la lectura de los folios.

Regresamos al salón, me devolvió la brazada de libros –«Los quiero», ordenó o pidió o me informó– y se fue acomodando ante el escritorio para aplicarse con mucho interés; leía despacio y repasaba las líneas, los párrafos, entre tos y tos sofocada por el embozo y el pañuelín; solo le faltó subrayar y tomar notas, cosa que no dudo hizo mentalmente. Volteó el último de los folios y los emparejó, cuidadosa, perfilando unos sobre otros con las palmas de las manos. Se echó hacia atrás, giró el sillón y observó la ventana, el contorno de la habitación y luego a mí; tenía los ojos vidriosos.

–¿Se ha fijado en la fecha que finaliza el escrito? –le pregunté, mientras apilaba mi carga en la silla libre.

–Sí, quince de abril – y me interrogaba con el frunce de las cejas.

–Ustedes hablaron ese día –le recordé.

–¡Ah, sí, qué tonta! –cayó en la cuenta–. ¡Fue la última vez! –volvió la vista hacia la delgada rima de folios y posó la mano sobre ellos con delicadeza.

Repasaba morosa los renglones con los dedos y me acerqué para proponerle que utilizara la cámara de su teléfono con la fotografía que tenía al lado y que previamente le había rogado que ignorara.

–Esta fotografía es…

–Sí, la misma.

Estiró el brazo para mantenerme alejado y se levantó; fue hasta la silla, hurgó en su bolsa y al fin sacó una cajita.

–¡Estoy de propóleos…! –rezongó.

Regresó al escritorio chupando una pastilla y se aplicó con mucha curiosidad. A continuación, le alcancé mi teléfono para que comparara su fotografía con la que había tomado yo.

–¿Ve alguna diferencia? –le pregunté.

–Parecen idénticas –respondió, muy interesada en conocer mi propósito.

Le recogí mi teléfono, seleccioné la foto que me había enviado el profesor Segura y se la mostré.

–Ahora compare la fotografía que usted ha hecho con esta otra.

Ella, con suspirosa paciencia, obedeció.

–Es igual que la suya y la mía, pero mejor encuadrada. ¡Achís! –concluyó.

–Estoy de acuerdo –repuse–. Ahora le voy a explicar lo que estamos haciendo.

–Pues empiece.

–Usted ha tomado una fotografía, la ha comparado con otra que antes he sacado yo y resultan idénticas.

–Así es –me observaba como a un prestidigitador de pega.

–Después, ha comparado su fotografía con la otra que también tengo en mi teléfono. ¿Y…?

–Es la misma, sí. ¿Por qué se repite?

–No, no es la misma. Es la original y me la ha enviado el profesor Segura. También lo he citado aquí.

Me miró sin comprender.

–El amigo del señor Castilla, ya sabe. El autor de las fotos, usted me habló de él.

–¡Ah sí! No sabía que se llamara Segura.

–Creo que nos ayudará. Ahora fíjese bien. Para concluir, compare la fotografía que usted ha hecho con su modelo, la que tiene delante.

Se puso a ello, intrigada, con mucha atención. Giraba la cabeza desde el teléfono a la foto, aguzaba la vista, repetía, y en su rostro perplejo la sorpresa mudaba en incredulidad.

–¡Dios mío! –exclamó–. Pero, si son todas iguales. ¿Cómo es posible…? ¿El profesor previamente no…?

Sonó, largo y repetido, un timbrazo que ya me era familiar.

–Disculpe, es él –informé a la profesora.

No tardo en abrirse la puerta del ascensor y enmarcó a un hombre alto, de pelo espeso y gris, bien cortado, y cuidada barba rizosa, que pisó el rellano y quedó plantado ante mí.

–Señor Segura, soy el detective inoportuno –le tendí la mano.

–Celebro conocerle –respondió al saludo con franqueza–. Y no diga eso, por favor. Usted busca a mi amigo.

Estirado, como si olisqueara un tufillo desagradable, vestía una chaqueta de espiga en tonos paja y verdoso, camisa asalmonada y pantalones de color hierba con abombamiento por las rodillas; calzaba mocasines de color coñac y calcetines amarillos. Le hice pasar, nuestras siluetas se deslizaron por el iris neutro del espejo, y le presenté a doña Elvira.

–Disculpe si no me acerco –le avisó–. Estoy acatarrada.

El paso de avance lo convirtió el profesor en zancada lateral.

–¡Ah!, ya veo. Pues entonces me mantendré alejado, soy muy propenso a las infecciones de las vías respiratorias.

–Mejor me aparto yo. Me quedaré ahí, en ese rincón, castigada –y se llevó consigo un par de toses.

HG MANUEL

Entregas anteriores

La fotografía (I)
La fotografía (II)
La fotografía (III)
La fotografía (IV)
La fotografía (V)
La fotografía (VI)
La fotografía (VII)
La fotografía (VIII)
La fotografía (IX)
La fotografía (X)
La fotografía (XI)
La fotografía (XII)
La fotografía (XIII)
La fotografía (XIV)
La fotografía (XV)
La fotografía (XVI)
La fotografía (XVII)
La fotografía (XVIII)
La fotografía (XIX)
La fotografía (XX)
La fotografía (XXI)
La fotografía (XXII)
La fotografía (XXIII)
La fotografía (XXIV)
La fotografía (XXV)
La fotografía (XXVI)
La fotografía (XXVII)
La fotografía (XXVIII)
La fotografía (XXIX)
La fotografía (XXX)
La fotografía (XXXI)
La fotografía (XXXII)
La fotografía (XXXIII)
La fotografía (XXXIV)
La fotografía (XXXV)
La fotografía (XXXVI)
La fotografía (XXXVII)
La fotografía (XXXVIII)
La fotografía (XXXIX)
La fotografía (XL)
La fotografía (XLI)
La fotografía (XLII)



  • 3.12.22
Bodegas Robles protagoniza desde anteayer la primera campaña de publicidad institucional específica del Plan de Recuperación del Gobierno de España que, bajo el lema La generación de los que sueñan y hacen, pretende impulsar a los ciudadanos y a las empresas a acceder a los fondos europeos Next Generation UE.


De este modo, la firma bodeguera, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, es una de las cuatro empresas seleccionadas a nivel nacional por el Gobierno de España para dar a conocer, a través de medios de comunicación de todo el país (prensa escrita y digital, radio, televisión, soportes exteriores y redes sociales), las oportunidades que ofrece el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con especial foco en las pequeñas y medianas empresas.

"Para nosotros fue una auténtica sorpresa la elección del Gobierno de España para protagonizar esta campaña", reconoció ayer el gerente de la firma montillana, Francisco Robles, quien aseguró que esta iniciativa institucional "representa, de algún modo, un reconocimiento a nuestra constancia y a la fe que siempre hemos tenido en la innovación y en la implementación de las nuevas tecnologías".

En concreto, Bodegas Robles ha utilizado los fondos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia a difundir la cultura del vino y la apuesta que viene haciendo por la vitivinicultura sostenible y respetuosa con el entorno. "Gracias a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) hemos podido abrir las puertas de nuestra empresa a personas de todas las partes del mundo que, de este modo, han podido conocer nuestra bodega y nuestros viñedos a través de visitas virtuales y catas en directo", subrayó Francisco Robles.


En efecto, la empresa montillana ha podido destinar los fondos europeos Next Generation UE a la adquisición de los equipos necesarios para transmitir catas de vinos a través de Internet, así como para adecuar en sus instalaciones todos los espacios que se destinan ahora a esta actividad.

Para el máximo responsable de Bodegas Robles, esta campaña institucional del Gobierno de España representa "un paso más" en la evolución de la firma, que se fundó en 1927 como una bodega tradicional del marco Montilla-Moriles y que, a principios de 2000, decidió incorporarse a la viticultura ecológica y al trabajo con levaduras autóctonas, hasta llegar al actual cambio de paradigma enfocado en la sostenibilidad social, económica y medioambiental y en los compromisos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En efecto, la familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.


Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
  • 3.12.22
La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT Córdoba y la Mancomunidad de Municipios Campiña Sur Cordobesa formalizaron ayer la prórroga del Convenio Colectivo de Trabajo para los proyectos del Programa de Fomento de Empleo Agrario (PFEA) en los municipios que pertenecen a esta entidad, tal y como fue acordado en el pasado Pleno del mes de noviembre.


La presidenta de la Mancomunidad, Francisca Carmona, suscribió este acuerdo en representación de los ayuntamientos que integran la entidad, junto con el secretario general de UGT-FICA Córdoba, Pedro Téllez; el secretario del sector agroalimentario, UGT-FICA Córdoba, Miguel Ángel Carrasco; y el secretario de acción sindical UGT-FICA Córdoba, Antonio Lopera.

En este renovado marco laboral se han introducido algunas mejoras económicas y laborales, como es el caso de una jornada intensiva que se prolongará desde el 15 de junio al 15 de septiembre, en la que las labores finalizarán, como máximo, a las 14.00 horas, debido a las posibles condiciones climatológicas adversas por altas temperaturas en esta comarca, al objeto de proteger, así, la seguridad y salud de los trabajadores, conforme a la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Labores.

En la firma, Pedro Téllez ensalzó este acuerdo y este programa en la provincia de Córdoba, ya que “además de proporcionar trabajo fuera de las épocas de mayor actividad en el campo, mejora los servicios e infraestructuras de nuestros municipios, contribuye a la suma de jornales para los subsidios y frena el fenómeno de la despoblación rural”.

Sobre el nuevo texto, el representante sindical valoró el acuerdo alcanzado con la Mancomunidad Campiña Sur para “seguir avanzando en la mejora de las condiciones económicas, sociales y de seguridad de las personas empleadas en este programa”.

Asimismo, la presidenta de la Mancomunidad añadió también que “si hubiera modificación en el Convenio Provincial de la Construcción de Córdoba, en cuanto a ampliación del período temporal de la jornada intensiva, se aplicaría automáticamente al personal contratado por los ayuntamientos para este programa”.

Hay que recordar que este convenio beneficia, desde el año 2016, a más de 7.000 trabajadores y trabajadoras al año, contratados en los proyectos del Programa de Fomento de Empleo Agrario en los municipios que pertenecen a la Mancomunidad.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 3.12.22
El 1 de diciembre de 2021 comenzó en Andalucía la administración de la vacuna del meningococo B (Bexsero) a todos los lactantes nacidos a partir del 1 de octubre de 2021, formando parte en ese momento de las tres únicas comunidades autónomas (Andalucía, Canarias y Castilla y León) que la habían incluido en el calendario infantil. Recientemente, la Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad ha aprobado que esta vacunación en calendario se extienda a toda España.


Esta vacuna se administra con una pauta total de tres dosis, a los dos, cuatro y quince meses de edad. Por el momento, 56.126 lactantes andaluces han recibido la primera dosis de los dos meses de vida, y de esos, 47.618 cumplieron cuatro meses y han recibido la segunda dosis. En los próximos meses, los primeros lactantes que se vacunaron a finales de 2021 irán recibiendo progresivamente la tercera dosis del segundo año de vida.

Esta vacuna, que está demostrando ser muy segura y eficaz, ha tenido una enorme aceptación por parte de los padres, ya que el 99,0 por ciento de los menores ya han recibido la primera dosis, y el 98,2 por ciento, la segunda.

La financiación de esta vacuna del meningococo B (Bexsero) por la Junta de Andalucía está suponiendo un alivio económico a las familias andaluzas, ya que antes de diciembre de 2021, hasta el 55 por ciento de las mismas la adquirían en las farmacias, con un coste total de la pauta de 318 euros. El coste aproximado de esta vacunación para Andalucía está siendo de 11 millones de euros al año.

Con todas estas medidas contra la meningitis que se están tomando por la Consejería de Salud y Consumo, se persigue alcanzar el reto #ZeroMeningitis, que es el nombre que recibe la campaña abanderada por Andalucía, mediante la que ningún niño andaluz y sus familias sufran las consecuencias de una meningitis.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - LA RAMBLA DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - LA RAMBLA DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
La Rambla Digital te escucha Escríbenos