:::: MENU ::::

lunes, 19 de octubre de 2020

  • 19.10.20
Eric Vuillard publica estos días un libro titulado La guerra de los pobres. En esta novela breve trata los acontecidos en el año 1954 cuando los campesinos se sublevan en el sur de Alemania. Al escritor francés no le gusta la ficción, prefiere desentrañar las claves que nos atan a esta tierra, perseguir el significado oculto de la Historia, que se repite y se vuelve a repetir a través de los siglos como un estribillo pretencioso y fallido, siempre fallido.

En este y en otros libros, Vuillard insiste en conocer las claves de estas sublevaciones populares que unen en rebeldía a artesanos, obreros, mineros, campesinos, pescadores, carpinteros, herreros, administrativos, camareros, albañiles y ese tan largo etcétera de seres humanos que viven con aprietos a final de mes, que sueñan con un futuro ostentoso y feliz para los hijos, que sueñan sabiendo que los sueños, sueños son, sublevaciones que siempre caen en saco roto.

Para él, el 14 de Julio con el asalto a la Bastilla o la revuelta campesina dirigida por un teólogo radical en la Alemania del siglo XVI mantienen una estrecha relación con las protestas de los chalecos amarillos o del movimiento Black Lives Matter. Porque todas son segmentos troceados de una revolución común que se pierde en la Historia, que fracasa en cada tramo y se reanuda de nuevo en otro siglo y en otro país. 

Pero siempre son movimientos que se encienden con el mismo combustible que enardece la injusticia y se disuelven por la misma razón que Vuillard rechaza de plano: por el simple hecho de que los pobres estén condenados a ser pobres para siempre.

En su novela 14 de Julio, el escritor francés narra el asalto a la Bastilla. No hay personajes ficticios, solo reales. De algunos, solo han llegado hasta nosotros algunos datos: el oficio o cómo murieron en este asalto. Los protagonistas del relato son gentes anónimas impulsadas por el hambre y la miseria, individuos sin derechos que convulsionaron un régimen arcaico para dar un nuevo sentido a la Historia. Ahora, en La guerra de los pobres, Vuillard nos describe la rebelión campesina dirigida por Thomas Müntzer contra los príncipes alemanes en el contexto de la Reforma, muy lejos del discurso oficial.

Este levantamiento se extiende, gana pronto adeptos en Suiza y Alsacia. El teólogo Thomas Müntzer lucha junto a los insurgentes. Su vida es de novela, pero él es también protagonista de la Historia. Su final será trágico, como el de sus seguidores. 

Dice su autor: “Decidió asumir sus quejas y exigir la igualdad no sólo en el cielo, sino en la tierra. Hay muy pocos intelectuales, y menos curas, que toman el lado del pueblo de forma tan clara”. Claro, si los pobres heredarán el paraíso del más allá, qué necesidad habrá de que también gocen en esta vida.

La Iglesia –todas las Iglesias– lo ha proclamado durante siglos a los cuatro vientos. Dejad a los ricos su alegría fugaz y libertina, someteos como posesos a la miseria y a la pobreza, a la desesperación y a la bienaventuranza, porque vuestra felicidad está en el cielo. 

Pero ellos, los pobres, de vez en cuando olvidan su sino y vuelven a tomar las calles, a romper escaparates, a quemar coches. Hay en el fondo, pensarán los ricos, una obstinada tendencia a no escatimar en aspiraciones, a desear lo que no les pertenece, a no entender que su condena es eterna.

Vuillard se niega a pensar que la lucha de los pobres ha sucumbido para siempre. Lejos de esa presunción, sospecha que un día u otro volverán a rebelarse contra un destino impuesto. En su última novela escribe: “Las querellas sobre el más allá nos llevan en realidad a las cosas de este mundo. Tal es el efecto que ejercen sobre nosotros esas teologías agresivas. Solo así entendemos su lenguaje. Su impetuosidad es una expresión violenta de la miseria”. Y añade: “La plebe se enfurece. ¡A los campesinos el heno! ¡A los jornaleros el polvo! ¡A los vagabundos la moneda! ¡Y a nosotros las palabras! Las palabras, que son otra convulsión de las cosas”.

Las palabras, claro. Las palabras que son piezas mágicas y mordaces del discurso, del sermón, del mitin, de la falacia, pero también de la verdad. Al final del libro, el pueblo está en pie, dispuesto a cambiar el rumbo de la Historia. Pero cómo se hace eso. Escribe Vuillard: “Comenzaba a propagarse un vago temor. ¿Qué decisión tomar? Jamás se había visto eso. Todo el mundo dejaba tras de sí su casa, su choza, y se sumaba a la multitud errante. ¿Y adónde iba toda esa gente? Lo ignoraban”. 

Sí, lo ignoraban. Ignoraban cómo se cambia la Historia, porque solo les enseñaron el camino zigzagueante que los llevará a la otra vida, pero no el aliciente necesario para cambiar este mundo. Confundidos, se someterán hasta la siguiente intentona que, piensan, los llevará al poder, rezarán cada uno a su dios, pensarán en un más allá donde todos serán iguales. Los ricos, probablemente, también.

Y mientras tanto, votarán a fuerzas de derechas, se limitarán a cumplir su horario laboral y a pagar las letras de su hipoteca, a mirar con miedo al cielo porque dios es justo, pero también justiciero, muy justiciero. En esta y en todas las religiones. Conviene tener miedo a la disidencia para evitar un final como el de Müntzer. El escritor francés lo describe así: “Qué pequeño es un hombre, es frágil y violento, inconstante y severo, enérgico y lleno de angustia. Una mirada. Un rostro. Una piel. De repente cae el hacha y troncha el cuello”.

Los libros de Eric Vuillard no son novelas históricas. Ese es un género falso, no sirve para contar cómo es el alma humana. Sus relatos son una mezcla de Literatura y de Historia, una hibridación donde estos seres que vivieron y fueron protagonistas de hechos reveladores están dotados también de esa fuerza espiritual que la Historia no alcanza a describir con detalle pero que la Literatura moldea a sus anchas. 

A fin de cuentas, son criaturas que siempre encabezan la guerra perpetua de los pobres, una guerra perdida siglo tras siglo pero que siempre renace con igual ímpetu y en la que Eric Vuillard cree a pies juntillas y en la que nosotros también debiéramos creer y participar. Igual es cierto que la Historia siempre da otra oportunidad y no hay que esperar al más allá para pensar que la igualdad puede ser posible mientras estemos vivos.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
  • 19.10.20
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha contabilizado 167 nuevos casos positivos por coronavirus en la provincia de Córdoba en las últimas 24 horas. De este modo, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 10.236. La provincia registra además 215 fallecidos por covid-19 (los mismos que ayer) y cuenta ya con 3.896 personas que habrían superado la infección.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

Sin embargo, tal y como han confirmado fuentes del Centro de Salud de Montilla y el propio Ayuntamiento de La Rambla, los datos que aporta el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía acumulan un retraso de hasta 72 horas y, por tanto, "no se corresponden realmente con las cifras que se registran en estos momentos".

Esta situación viene generando desde hace semanas un gran desconcierto entre numerosos vecinos y entre las autoridades municipales de varios municipios de la Campiña Sur, que exigen conocer con detalle cuántas personas hay afectadas por coronavirus en la actualidad.

De este modo, Baena contabiliza doce casos positivos por covid-19 en la última semana (uno más que el viernes), y 24 en los últimos catorce días. En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 137 vecinos afectados (ocho más que el viernes) y tres fallecidos. A su vez, según la Junta de Andalucía, 76 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado ocho casos positivos en la última semana (uno menos que el viernes), y 17 en los últimos catorce días (cinco más que el viernes). De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 70 personas afectadas (cinco más que el viernes), con 25 curados y tres fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, se han registrado cuatro nuevos positivos en la última semana (uno menos que el viernes), y ocho si se extiende el margen temporal a dos semanas. Con ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía mantiene en 210 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (dos más que el viernes) y ha elevado a 178 las personas recuperadas. Asimismo, no ha registrado ninguna muerte a causa del coronavirus.

En Montemayor, hoy registra dos positivos en la última semana (igual que el viernes), cifra que eleva a tres en los últimos catorce días. En total, el municipio ha alcanzado los 33 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia, con 21 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunican hoy 22 personas infectadas en la última semana (16 menos que el viernes). La cifra se eleva a 56 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días (diez más que el viernes). En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde el pasado mes de marzo a un total de 319 vecinos afectados por el covid-19 (once más que el viernes), con 165 personas curadas y once fallecidos, todos ellos en la Residencia-Hogar para Mayores San Rafael.

Por su parte, las autoridades sanitarias no registran hoy en La Rambla ninguna persona afectada por coronavirus en los últimos siete días, al igual que en las últimas dos semanas. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 173 vecinos infectados por covid-19, de los que 153 ya han superado la enfermedad. A su vez, el municipio contabiliza un fallecido.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge tres positivos por covid-19 en la última semana (uno más que el viernes), y ocho en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se elevan a 17 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia (tres más que el viernes), de los que siete ya habrían superado la enfermedad. Además, se ha registrado un fallecimiento a causa del SARS-CoV-2.

Un sistema "caótico"

Tal y como avanzó este periódico, el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) denunció el "caos" que está provocando la metodología por la que se dan a conocer los datos oficiales sobre la incidencia real del coronavirus, lo que a juicio de la entidad, “puede obstaculizar el control de la pandemia y la toma de decisiones por parte de la ciudadanía y de las propias instituciones”.

En ese sentido, el CPPA instó a la Consejería de Salud y Familias a "poner el máximo celo en la transmisión de unos datos de absoluta relevancia pública que, por lo general, no coinciden con los que aportan otros organismos o instituciones públicas como distritos sanitarios, centros de salud o ayuntamientos, generando confusión entre la ciudadanía y una alarma social innecesaria".

De igual manera, el CPPA reclamó al Gobierno andaluz una "mayor diligencia" a la hora de hacer públicos los datos sobre la incidencia real del coronavirus que, según fuentes sanitarias, acumulan hasta 72 horas de retraso, un "margen temporal excesivo en una realidad tan cambiante como la actual", según defendió la entidad.

Por otro lado, y con respecto a las tablas que gestiona el Sistema de Vigilancia Epidemiológica, en colaboración con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, el CPPA reclamó que se añada "en un lugar visible" la fecha y hora de actualización de los últimos datos disponibles para que, de este modo, "se puedan evitar errores en un futuro".

J.P. BELLIDO / I. TÉLLEZ
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 19.10.20
El Consejo Regulador de Vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles ha reconocido a la montillana Mara de Miguel Peláez como la mejor sumiller de los caldos de la comarca cordobesa del año 2020. Esta designación, surgida a propuesta de la Asociación de Sumillers de Córdoba, pretende poner en valor "el compromiso, formación, conocimientos, así como el trabajo y defensa constante de nuestros vinos" por parte de esta periodista y experta en vinos.


Con una extensa trayectoria internacional como catadora de vinos –no en vano ha formado parte del equipo de eventos de organismos oficiales como Houses of Parliament en Reino Unido, DIAGEO, premios BAFTA, la Feria Internacional de Arte PAD o en el International Wine Challenge–, Mara de Miguel recoge ahora el fruto de años de formación y conocimiento en torno a los vinos de Montilla-Moriles. "Es un honor que se me reconozca y se visibilice el trabajo que hago, con mucho gusto, y para el que me sigo formando y catando", explicó a Andalucía Digital la galardonada.

En este sentido, la montillana señaló que, precisamente, su amplia experiencia internacional le ha valido para apreciar aún más "lo que tenemos en casa". "A veces hay que salir fuera y tomar distancia para ser consciente de la verdadera dimensión que tienen los vinos que hacemos en Montilla-Moriles", destacó la sumiller que, asimismo, señaló que este reconocimiento también ha servido para hacer ver "que son muchas las mujeres dentro de esta profesión". 

Precisamente, con el objetivo de poner en valor el papel de la mujer dentro del mundo del vino en Andalucía, Mara de Miguel pretendía desarrollar este año, y con el apoyo de la Diputación de Córdoba, un congreso donde reconocer a estas profesionales. Una iniciativa que, al igual que muchas otras, ha quedado en el tintero como consecuencia de la crisis sanitaria por la covid-19, si bien pretende retomarlo en el futuro.

Una promoción que, por otra parte, la sumiller montillana considera "fundamental" para dar a conocer los vinos de Montilla-Moriles "en un momento en el que, a raíz del confinamiento a nivel mundial, se la gente tiene muchas ganas de probar cosas nuevas".

"Conocer cosas nuevas no es algo estratosférico, sino que muchas veces es volver al origen y, sinceramente, para eso los vinos de Montilla-Moriles necesitan más promoción en las redes sociales, una de las maneras más interesantes hoy en día para divulgar", aseguró esta emprendedora montillana, quien puntualizó que los consumidores "se están abriendo a nuevos sabores y nuevos vinos, con especial relevancia los vinos generosos en el norte de Europa".

Por ello, De Miguel animó a las bodegas del marco a que lleguen al mercado internacional, a la vez que defendió la necesidad de "crear literatura" para que se conozcan los caldos de la DOP cordobesa. "Hace falta más literatura, más videos, más imágenes, más hashtags, para transmitir que tenemos unos vinos fantásticos y que existen", puntualizó la mejor sumiller de Córdoba 2020.


Con estos objetivos, Mara de Miguel acaba de embarcarse en un nuevo proyecto que aúna sus dos pasiones, el periodismo y el vino. We love Montilla-Moriles es una iniciativa "para escribir y contar lo que la prensa generalista no puede dar a conocer, de una manera desenfada y divertida"

"Hasta ahora estos vinos estaban guardados en un cajón como grandes tesoros y, por tanto, los pocos conocían. Lo que pretendemos es sacarlos y darlos a conocer de una manera diferente y atractiva a lo largo de los 17 municipios que conforman el marco de Montilla-Moriles", indicó.

Precisamente, en su afán por seguir educando los paladares, Mara de Miguel se ha reinventado en los últimos tiempos para ofrecer catas y experiencias online para turistas de fuera de España, una agencia de camareros a domicilio para reuniones privadas, o unas salas de reservados para quedar con dos amigos con las nuevas normas de seguridad, para ofrecer lo mejor de la hostelería en esta nueva vida. 

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN


domingo, 18 de octubre de 2020

  • 18.10.20
El Hospital de Día Parejo y Cañero de Puente Genil, en su afán de informar a la ciudadanía sobre cómo actuar frente a la covid-19 y el test de diagnóstico idóneo según la sintomatología o la fase de la enfermedad en la que se encuentre el paciente, ha publicado un algoritmo para entender cuál es la manera idónea de actuar para conocer si el padece o no coronavirus.



Gracias a este algoritmo, explican desde el hospital pontanés, se puede desglosar qué tipo de test para el diagnóstico de la covid-19 es el más idóneo para cada persona que lo necesite. "Es muy importante la preinscripción médica para la realización de un test covid y conocer el diagnóstico de la enfermedad, pero, en ocasiones, existen situaciones en las que bien por falta de información o desconocimiento, se puede llegar a realizarse un test que no es útil para su diagnóstico", indican.

De esta forma, el algoritmo que Hospital de Día Parejo y Cañero ha realizado permite obtener una orientación sobre el test adecuado para el escenario específico en el que se encuentre el paciente, recogiendo hasta cuatro situaciones posibles.

En un primer caso, ante la presencia de síntomas compatibles con la covid-19 –tos seca, fiebre, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, dificultad respiratoria, dolor de garganta, moqueo, conjuntivitis, pérdida de gusto y olfato, entre otros–, se deberá optar por test de antígenos, PCR o test serológicos, dependiendo de si el enfermo cursa dichos síntomas durante menos de cinco días, una semana o más de siete días.

Por su parte, en el caso de las personas asintomáticas, el algoritmo publicado por el Hospital de Día Parejo y Cañero informa sobre la idoneidad de realizar una prueba serológica para identificar si existe contagio y, en ese caso, realizar un test de antígenos o PCR.

En el caso de personas que ha mantenido contacto estrecho con un caso confirmado de coronavirus, el hospital pontanés recuerda la necesidad de guardar cuarentena, además de la realización de un test serológico. Finalmente, en aquellos casos en los que se aprecie la aparición de síntomas no compatibles con la covid-19 y como control previo a intervenciones o pruebas médicas, se debe realizar pruebas serológicas.

"El Hospital de Día Parejo y Cañero se ha volcado con el diagnóstico de la covid-19 desde inicios de la pandemia, integrando su propio Laboratorio de Análisis Clínicos, así como su Centro de Radiodiagnóstico para tratar la evolución de la enfermedad en pacientes", recuerdan desde el centro pontanés.

Para ello, su equipo especializado, con más de 100 profesionales y la validación facultativa con la que disponen todos los resultados de test de diagnóstico para la covid-19, hacen que el Hospital de Día Parejo y Cañero sea único en el centro de Andalucía.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN


  • 18.10.20
Puesto que todos sabemos qué quiere decir esperanza, aunque hablaremos sobre este concepto en un tiempo en el que la incertidumbre, el miedo y la angustia han hecho presencia y se ha expandido por todo el mundo, me parece oportuno comentar el cuadro del pintor francés Simon Vouet titulado El tiempo vencido por el amor, la belleza y la esperanza, que realizó en 1627 y que puede verse en el Museo del Prado.

En la escena contemplamos al titán Cronos, que personifica el inexorable paso del Tiempo que devora aquello que encuentra a su paso, portando su guadaña como símbolo de la muerte y el reloj de arena como amenazas que se cierne sobre todo ser humano, pues nadie puede parar el transcurrir de los días, ni eludir la muerte que, sin lugar a duda, tarde o temprano nos alcanzará.

Y si llegamos al convencimiento de que estamos gobernados por las inclementes fuerzas de la naturaleza que en ningún momento se detienen, entonces podemos caer en un estado de profundo pesimismo al no ser capaces de modificar la implacable flecha del tiempo. Es lo que acontece con ciertos pensadores, caso del rumano Emil Cioran, afincado en Francia, con lúcidas pero altamente desoladoras obras, tal como nos lo manifiesta el propio título de uno de sus libros: La caída en el tiempo.

Cito uno de sus aforismos: “La naturaleza se ha mostrado generosa solo con aquellos a quienes ha otorgado el privilegio de no pensar en la muerte. Los otros están a merced del más antiguo y corrosivo de los miedos sin que la naturaleza les haya ofrecido, o al menos sugerido, los medios para curarse de él”.

¿Hay, acaso, personas que no hayan pensado nunca en la muerte? Ya sabemos que los animales huyen de modo inmediato ante cualquier hecho que sientan como amenaza, pero al carecer de conciencia de sí mismos no saben que un día fallecerán. En el caso de los seres humanos, desde edades muy tempranas, sabemos que existe la muerte, aunque desde lo más hondo la rechacemos. Es el gran dilema de la existencia de la existencia humana.

Entonces, cabe preguntarse: ¿Qué soluciones podemos hallar para no caer en la tristeza, la apatía o la desolación cuando surgen situaciones como la que ahora nos encontramos y nos vemos rodeados por una amenazadora epidemia que no habíamos imaginado?

Estoy de acuerdo con Simon Vouet de que, al menos, hay tres sentimientos que pueden dar sentido a nuestra existencia: el amor, amar y sentirse amados; la belleza, es decir, disfrutar de todo lo hermoso que hay en la naturaleza y de lo mejor que ha creado la humanidad; y la esperanza, como sentimiento que mira hacia el futuro con la convicción de que pueden resolverse las adversidades que ahora se viven. 

Y es que la esperanza es un impulso innato que nos da fuerza para no sentirnos derrotados ante las adversidades. Así, en la situación en la que vivimos, centramos la esperanza en que a no tardar dispongamos de vacunas fiables con las que sea posible erradicar el virus al que ahora estamos expuestos. Sin el sentimiento de esperanza difícilmente soportaríamos este estado de pandemia al no saber el tiempo que podría durar.

Bien es cierto que el cuadro de Simon Vouet no hace referencia a una situación de enfermedad, sino al propio transcurrir del tiempo, donde Cronos es vencido el amor (representado por los tres amorcillos que contemplan al viejo), por la belleza (simbolizada por la figura femenina que porta una lanza) y por la esperanza (que coronada con flores lo amenaza con un garfio).

He de indicar que, dentro de la pintura clásica, son excepcionales los lienzos en los que se representan escenas expresando la idea de la esperanza. Suele suceder, en cambio, en la iconografía o imágenes de tipo religioso, en la que sí abundan; pero es una esperanza que se proyecta hacia otro espacio y hacia otro tiempo distintos a los terrenales. Sin embargo, el conocimiento que nos aporta la ciencia nos dice que vivimos en un pequeño planeta dentro de un universo que a nuestra escala es infinito y dentro de tiempo histórico, del que sabemos el pasado y desconocemos el futuro.

Para que veamos que el sentimiento de la esperanza está profundamente arraigado en los seres humanos, y puesto que las elecciones presidenciales de Estados Unidos están muy próximas, quisiera traer un ejemplo concreto: la campaña que alzó al primer puesto a un presidente negro, Barack Obama, y que se planificó con un eslogan muy sencillo, pero muy potente, como fue la palabra HOPE, es decir, esperanza.

Y es que hay momentos en los que se siente la necesidad de conocer un cambio profundo de la sociedad, por lo que ese deseo se anticipa al futuro a través de la esperanza.

Es lo que expresó magistralmente el diseñador gráfico Shepard Fairey, cuando interpretó pictóricamente el rostro de Barack Obama a través del cartel que realizó para la campaña de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008 y en las que se enfrentaba al republicano John McCain.

Shepard Fairey acertó al elegir colores lisos para el rostro del candidato demócrata. En ellos se encuentran el azul (celeste y oscuro), el rojo, el negro y el blanco de fondo. Con el rojo, el azul y el blanco hacía referencia a los colores que porta la bandera de ese país. Por otro lado, la mirada de la figura iba dirigida hacia arriba, acompañándose de la palabra "hope", con la que se alude a la esperanza como motivo central de la campaña, en un momento en el que comenzaba una fuerte crisis económica que afectó a muchas familias.

Posteriormente, y de modo sorpresivo, en las elecciones de 2016 salió elegido Donald Trump, que competía con Hillary Clinton (aunque esta le superó globalmente por tres millones de votos). Y, aniquilando toda esperanza, podemos verlo otra vez como presidente al competir con Joe Biden, quien fuera vicepresidente de los Estados Unidos con Barack Obama.

No es que, en la cercana contienda a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden nos despierte muchos entusiasmos a los foráneos, pero es que también las pequeñas esperanzas pueden ser derrotadas, no solo por Cronos, sino por la mentira, la brutalidad, el egoísmo y la estupidez. Y es que en la actualidad los peores males conviven con nosotros como si fueran lo más natural del mundo.

Para cerrar esta escueta referencia a la esperanza, quisiera aludir a un magnífico libro del psicólogo Erich Fromm titulado La revolución de la esperanza, del que extraigo el siguiente párrafo: “La esperanza es un elemento intrínseco de la estructura de la vida, de la dinámica del espíritu del hombre, al tiempo que decisivo para cualquier intento de efectuar cambios sociales que lleven a una vivacidad, consciencia y razón mayores. El tiempo y el futuro vienen a ser su categoría central”. 

Ciertamente, no podemos contemplar el futuro sin que nosotros proyectemos nuestros deseos de mejora, pues la existencia sería invivible si, tal como apuntó el filósofo Friedrich Nietzsche, la vida se convierte en un “eterno retorno” a lo mismo.

AURELIANO SÁINZ
  • 18.10.20
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha confirmado hoy, por medio de un comunicado emitido a las 13.10 de esta tarde, 244 nuevos casos positivos por coronavirus en la provincia de Córdoba en las últimas 24 horas. De este modo, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 10.069 de los que 1.153 han estado ingresados en algún centro hospitalario –139 de ellos en alguna Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)–. La provincia registra además 215 fallecidos por covid-19 (dos más que ayer) y cuenta ya con 3.893 personas que habrían superado la infección (21 más que ayer).


Actualmente, 131 pacientes confirmados con covid-19 permanecen ingresados en los hospitales cordobeses, 17 de ellos ingresados en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). La Comunidad Autónoma, por su parte, contabiliza oficialmente a 93.686 personas afectadas por coronavirus (2.577 más que ayer) y 2.160 fallecidos (nueve más en las últimas 24 horas). Según la Junta, el número de personas curadas se sitúa hoy en el conjunto de Andalucía en 41.794 (509 más que ayer).

Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía no actualiza durante los fines de semana el estudio pormenorizado que ofrece en colaboración con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, por lo que hasta el lunes no será posible ofrecer esta información con más detalle. En cualquier caso, los datos –que se pueden consultar a través de este enlace– "no se corresponden realmente con las cifras que se registran en estos momentos", según sostienen diversas fuentes oficiales.



En ese sentido, desde el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) han denunciado el "apagón informativo" al que "las autoridades sanitarias someten a la población, dejando en suspenso los sábados y los domingos la actualización del registro de datos", lo que, a juicio de la entidad, “puede obstaculizar el control de la pandemia y la toma de decisiones por parte de la ciudadanía y de las propias instituciones”.

"Es inaudito que ante una nueva oleada de positivos por coronavirus, la Junta de Andalucía cierre los fines de semana el único canal informativo del que disponen los ciudadanos y los propios ayuntamientos, en lugar de reforzar con más personal y más medios técnicos este servicio que consideramos esencial para la ciudadanía", apuntaron desde el CPPA.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO



  • 18.10.20
La alcaldesa de Moriles, Francisca Carmona, acompañada por la vicepresidenta primera de la Diputación de Córdoba, Mª Dolores Amo, y por el presidente del Consejo Regulador Montilla-Moriles, Javier Martín, presentó la XXII Cata de los Vinos de Moriles, una edición que este año va a celebrarse con carácter virtual. Precisamente ese, Virtual, es el eslogan bajo el que esta cita va a desarrollarse entre el 23 y el 28 de octubre, “con un programa de actividades totalmente novedoso pero sin perder la esencia que caracteriza a este evento”. 


Así lo destacó la alcaldesa del municipio en la presentación de la imagen de esta cata, donde explicó que “aunque las circunstancias que estamos viviendo han hecho que la cata de este año tenga formato virtual, vamos a seguir manteniendo varias actividades, como el nombramiento de Embajador de los Vinos de Moriles, visitas a bodegas y lagares, y posibilidad de que el público pueda adquirir los diferentes vinos de nuestras bodegas a través de una plataforma on line”. 

Carmona expresó que a pesar de estar en un momento complicado, se ha trabajado para adaptar el formato de la cata a la nueva realidad porque "esta crisis ha hecho que nos reformulemos, sobre todo en lo que se refiere a la venta on line de nuestros vinos, porque vamos a estar este año dentro de las casas y de los espacios de los que siempre han querido estar con nosotros”. "El sector del vino está vivo y se va a demostrar en la edición de esta cata, que va a ser muy dinámica y diversa”, subrayó.

Por su parte, la vicepresidenta primera de la Diputación de Córdoba, Mª Dolores Amo señaló que “en Moriles hay grandes valedores y defensores de sus vinos” e indicó que “tanto el Ayuntamiento como los bodegueros han dado un paso adelante para poder llevar a cabo esta nueva edición de la cata, un hecho que se ha conseguido gracias a la unidad del sector y de la apuesta por defender los vinos de Moriles”.

Con respecto al programa de actividades previsto para este año, el próximo 23 de octubre, será la inauguración oficial con el nombramiento de la nueva Embajadora de los Vinos, que este año será la bloguera e influencer Bárbara Martínez. 

A partir de ahí, se van a desarrollar las jornadas técnicas, que aunarán formato on line, con partes presenciales, y en las que se van a tratar temas como, por ejemplo, la presentación del Estudio de investigación de sensores de crecimiento de velo de florNuevos vinos elaborados con la variedad Pedro XiménezEstudio de suelos de calidad en Montilla-Moriles, unas ponencias que estarán seguidas de catas dirigidas, con la participación de expertos enólogos como Miguel Cruz, Isabel Mijares o Manuel Pimente, entre otros. 

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


DEPORTES - LA RAMBLA DIGITAL

FIRMAS
La Rambla Digital te escucha Escríbenos