:::: MENU ::::

lunes, 27 de agosto de 2018

  • 27.8.18
Las bodegas y cooperativas de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles han puesto en marcha las primeras paseras de esta vendimia coincidiendo con una subida de las temperaturas durante el fin de semana. La Bodega San Acacio de Montemayor dio el pistoletazo de salida a las paseras el pasado viernes, mientras que hoy hará lo propio la Cooperativa La Aurora de Montilla.



Las suaves temperaturas registradas a lo largo de este verano han permitido que el inicio del proceso de secado de las uvas para elaborar los Pedro Ximénez (P) se produzca con quince días de diferencia con respecto a la anterior vendimia, cuando las altas temperaturas registradas en el mes de julio obligaron a iniciar las paseras con el comienzo del mes de agosto.

De esta forma, la Bodega San Acacio de Montemayor distribuía los primeros racimos en su pasera –considerada la más grande de Europa– en la jornada del pasado viernes. De esta forma, la bodega montemayorense ha vuelto a ser la primera en instalar su pasera dado que los viñedos de sus socios se ubican mayoritariamente en terrenos arenosos, lo que hace que las uvas maduren entre una semana y diez días antes que en el resto de la comarca.

Mientras tanto, la Cooperativa La Aurora de Montilla –que este año volverá a mantener su colaboración con La Unión, de manera que los socios de ambas entidades pueden aportar uva en cualquiera de ellas– descargará las primeras uvas en su pasera situada en uno de los márgenes de la antigua travesía de la carretera nacional N-331, frente a sus instalaciones.

"Confiamos en que las buenas temperaturas se mantengan en el mes de septiembre y no tengamos problemas de lluvias", explicó Carlos Ortiz, responsable de la bodega montemayorense que, ante el aumento de la demanda de PX, confía en incrementar en un 20 por ciento la uva destinada a pasera, hasta alcanzar los dos millones de kilos.

Del mismo modo, desde Cooperativa La Aurora estiman que se destinarán a la elaboración de PX cerca de los 2,5 millones de euros en la línea de los últimos años, si bien "todo dependerá de cómo se presente el mes de septiembre" y que no se produzcan nuevas tormentas como las registradas hace una semana en la Sierra de Montilla y que provocó importantes pérdidas.

"El Pedro Ximénez es un vino del que casi no existen excedentes, es un producto único y diferente de Montilla-Moriles que se vende muy bien, por eso queremos mantener la misma cantidad", subrayó Juan Rafael Portero, presidente de la Cooperativa La Aurora.

Junto con la Cooperativa La Aurora y Bodega San Acacio, los principales productores de vino dulce Pedro Ximénez en el marco Montilla-Moriles siguen siendo las Bodegas del Pino de Montalbán, las Bodegas Galán Portero de Montilla, y la Cooperativa La Purísima de Puente Genil.

Demanda en aumento

La zona Montilla-Moriles destinó el pasado año más de 9 millones de kilos de uva a la elaboración de vino dulce Pedro Ximénez, una cifra muy similar a la registrada durante la vendimia anterior y que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía situó en diez millones de kilos.

El aumento de la demanda de este vino por parte de los mercados nacionales e internacionales ha llevado a las bodegas y cooperativas del marco Montilla-Moriles a incrementar su producción de manera paulatina. No obstante, la tardía maduración de la uva tras una primavera muy lluviosa y un mes de julio anormalmente fresco podría complicar los trabajos en las paseras, donde se extenderán al sol los racimos de uva durante algo más de una semana, con el objetivo de procurar la deshidratación del fruto y la concentración de sus azúcares.


I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - LA RAMBLA DIGITAL

FIRMAS
La Rambla Digital te escucha Escríbenos