:::: MENU ::::

martes, 12 de junio de 2018

  • 12.6.18
La Federación Andaluza de Técnicos (FATE) ha denunciado públicamente, a través de un comunicado, el "deplorable estado" en el que se encuentran los equipos del Área de Radiodiagnóstico del Hospital de Montilla, que gestiona la Agencia Pública Sanitaria Alto Guadalquivir. Desde la entidad, que aglutina a profesionales técnicos de diversas áreas, lamentan que, pese a mostrar desde hace años su preocupación por el estado de este instrumental médico, la gerencia del centro de La Retamosa no ha tomado ninguna medida.



En ese sentido, la FATE destaca la necesidad de contar con un equipo de Tomografía Axial Computarizada (TAC) actualizado pues, según señalan, el que se encuentra actualmente en funcionamiento en el Hospital de Montilla "sufre continuamente problemas graves por su antigüedad".

"Ya son numerosas las situaciones críticas sanitarias en las cuales no se ha podido hacer uso de este instrumental", sostiene la federación, a la vez que lamentan que esta situación "puede poner en grave riesgo la vida de los pacientes".

Y es que el colectivo de técnicos recuerda que el uso del TAC en los Código Ictus son fundamentales para valorar las posibles lesiones cerebrales de los pacientes, primera causa de mortalidad en las mujeres y segunda en los hombres, además de ser la principal causa de invalidez permanente en adultos.

"Las autoridades sanitarias andaluzas, mediante el Proceso Asistencial Integrado, establecen que ante una sospecha de ictus debe realizarse un TAC al paciente antes de 45 minutos desde su llegada al centro hospitalario, hecho que no se cumple en demasiadas ocasiones en este centro sanitario", denuncia la FATE.

No en vano, desde la entidad aseguran que se han dado casos de ictus en los que el personal del Hospital de Montilla ha tenido que derivar al paciente a otro centro al encontrarse el TAC averiado, "con el consiguiente riesgo para la vida del enfermo".

Por todo ello, FATE, con el respaldo de todos los representantes de los trabajadores de la Agencia Pública Sanitaria Alto Guadalquivir, denunció estos hechos en junio del pasado año ante la empresa, haciéndolos responsables de "cualquier perjuicio derivado de su retraso en actualizar los aparatos".

Sin embargo, y pese a que la Agencia Alto Guadalquivir reconoció estar al tanto de la problemática y se comprometió a no retrasar la sustitución del equipamiento "más allá de enero de 2018", el problema "no solo persiste, sino que se agrava", a juicio de la FATE, que consideran "una actitud temerosa que puede poner en riesgo a la población dependiente de este centro hospitalario".

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO

DEPORTES - LA RAMBLA DIGITAL

FIRMAS
La Rambla Digital te escucha Escríbenos